La educación sexual como corresponsabilidad

Este artículo de The Guardian estaba demasiado bueno como para dejarlo pasar… Nos cae como anillo al dedo, teniendo en cuenta la negligencia que mostramos frente al tema de la educación sexual juvenil (Aclaro: considero que la educación sexual es para todas las edades y fases de la vida.)

Se trata de un programa que se desarrolla en Bristol, patrocinado por una fundación privada e implementado por el NHS, el Servcio de Salud Nacional de Inglaterra… qué contraste con nuestra situación, no?

Imagen

Esta iniciativa se conoce como Sharp (sexual health action: real people) y se trata de grupos de jóvenes que van a las escuelas y a los lugares de alta asistencia juvenil – como los clubes, bares y discotecas – para hacer campañas de información y concientización. Y por qué jóvenes? Por que se trata de hacer circular la información en una manera que en realidad cautive la atención de los muchachos; los chicos que trabajan en Sharp saben por experiencia propia que es más convincente hablar con alguien de la edad de uno, que con un adulto en modo “predicador”

Young people feel more comfortable talking to other young people about sex, as we’re more liberal. They are more likely to be receptive. When sex education comes up in schools, everyone just giggles and never takes it seriously. They expect a teacher to be patronising and think: “What’s a 40-year-old going to know about sex?” Teenagers don’t like listening to adults anyway! Just talking to another young person is so much better, and hopefully it can ultimately lead to things like fewer teenage pregnancies.

Por eso es que se trata de corresponsabilidad: los jóvenes un poquito mayores, les hablan a los adolescentes, a los más jovencitos… es algo de gran urgencia, pues según lo revelan los datos recogidos por Sharp y otros organismos juveniles, hay una gran presión interpoblacional por comenzar la vida sexual desde muy temprana edad (los 14 años), cuando en promedio se ha estado comenzando a los 16… a esta presión hay que añadirle otros factores: la creciente sexualización de los medios de comunicación y de la publicidad, la ansiedad que invade a muchas muchachas, quienes ante la dificultad de empezar a tomar decisiones como adultas, deciden embarazarse… y convertirse en madre joven y soltera ha sido “rentable” hasta hace poco, con los subsidios y exenciones con los que las privilegia el gobierno; el acoso que aún asola a la comunidad homosexual y que puede llegar a ser cruel en los chicos y chicas homosexuales y por último y tan importante como lo demás, las posibilidades de abuso sexual.

Imagen

La meta de Sharp es lograr que el estigma y la reserva que rodean la educación sexual en la sociedad inglesa, vaya dando lugar a un enfoque más abierto, solidario y honesto, para poder promover mejores estilos de vida entre los jóvenes adolescentes y los adultos jóvenes. Pero también quieren promover una mejor comunicación entre padres e hijos, haciendo posible un ambiente más relajado y cálido. Por lo tanto, es muy importante escoger bien el lenguaje y observar con mucho cuidado los modos de expresarse sobre el sexo y temas sexuales que utilizan los chicos.. no se trata de ofender a nadie, ni de ridiculizar, ni de usar eufemismos que complican la situación:

Why am I involved in Sharp? It makes me happy to know that I’ve helped someone and they’ve learned something. If I can help de-stigmatise sex for young people then I’m happy. A lot of language gets bandied about among teenagers, like “slut” and other words, and it’s unnecessary. I’m quite confident in speaking about sensitive issues, and am happy to go out there and say what needs to be said. But I am aware that bringing up sex around people, you don’t want to make the wrong impression sometimes.

Y a todas estas uno puede decir: es que los ingleses son más civilizados, se trata de una sociedad más abierta y moderna… NO. La sociedad inglesa también tiene problemas de machismo y de consecuente hipersexualización de sus jóvenes. Como ya dije, muchas chicas de clase media y obrera, ven en un embarazo la salida a sus problemas; otras simplemente continúan una tradición familiar, en la que las mujeres se casan jóvenes o se embarazan jóvenes; para las poblaciones biculturales es más problemático aún, pues los matrimonios y maternidades tempranos constituyen un ritual comunitario – familiar que prueba la cohesión cultural en tierra extraña. En algunos sectores de la población, el homosexualismo todavía tiene estigma y hay muchos niños, niñas, adolescentes y jóvenes que pueden ser víctima del acoso, abuso y explotación sexual debido a las costumbres comunitarias, pobreza, etc. Por todas estas razones, la educación sexual es una urgencia en la sociedad inglesa.

Imagen

Así que nosotros, los colombianos, no podemos excusarnos en lo de “sociedad pacata, hipócrita y conservadora” para quedarnos callados. Nosotros, los jóvenes adultos y los que estamos entrando a la madurez, los adultos, los viejos y los adolescentes, tenemos que asumir nuestro papel activo como educadores de nuestra sexualidad. Ante la negligencia oportunista de nuestro Estado, que se ampara en la lentitud operativa de la legislación, debemos oponer una actividad consciente y amorosa; consciente, por que debe ser mucho más que repetir babosadas y eufemismos, que transmitir miedos y odios; amorosa, por que debemos apoyarla en un sincero deseo por mejorar nuestras propias vidas y las de aquellos que queremos y viven con nosotros.

Imagen