Egipto en el Manchester Museum

Una de las cosas que más sorprende del imperialismo, es su afán por coleccionar.  Este afán está guiado por una curiosidad insaciable y claro, no exenta de prejuicios, pero hay que agradecerle el que nos permita entrar en contacto con pedacitos de culturas y sociedades de las que, de otra manera, no tendríamos noticia.

El caso del Reino Unido es emblemático del imperialismo moderno y de esa curiosidad omnívora.  Además, dicha curiosidad se ejerció desde la autoridad que tenían las ciencias humanas y naturales: la medicina, la antropología, la lingüística, la química, la historia, y claro, las artes también colaboraron en este asunto de conocer a los pueblos exóticos y antiguos, por lo que tenemos en nuestras actuales colecciones de arte, series de grabados, acuarelas y dibujos que fueron elaborados con el propósito de reproducir ruinas y tipos tanto naturales como humanos.

Egipto fue uno de los primeros países que fueron auscultados con este arsenal de saberes; académicos y aficionados se dedicaron a documentar todo lo que podían hallar en tierras egipcias sobre el enigmático Egipto Antiguo. Para ello contaban con recursos del Imperio Británico o a veces privados y esto es sólo una parte de lo que recogieron:

Sarcófagos de La Tumba de los Dos Hermanos

La coleccion de artículos egipcios que custodia el Manchester Museum es verdaderamente impresionante.
Allí uno, llegado del trópico, puede apreciar en vivo y en directo la maravilla y el color de lo que quedó del glorioso antiguo Egipto, que sobrevivió varios imperios… y que sigue sobreviviéndolos.
Ensaladera... a los egipcios les gustaban las verduras!!!

Hasta los detalles de a vida cotidiana pudieron conservarse… cosas que para nosotros tienen muy poco de especial, cobran un nuevo significado cuando nos damos cuenta que estamos viendo una instantánea de la vida simple de gente a la que hemos rodeado de un mito.

Para el gato... en la otra vida.

Y lo que para nosotros es curioso -aunque amemos mucho a nuestra mascota-, para ellos era muy lógico y hasta cuestión de deber: esta urna era para que la momia del gato pudiera ser conservada como sagrada religia. Aqui tenemos que recordar que, si nosotros pensamos que el mejor amigo del hombre en esta vida es el perro, pues los egipcios pensaban que el mejor amigo del hombre en las dos vidas -esta y la del inframundo- era el gato. Por ende, al final de sus nueve vidas, Mambrú debía ser amorosamente guardado, para que acompañara a su amo en el otro mundo…

Joyería... funeraria...

 

Si, están leyendo bien. Y no, les aseguro que no me equivoqué. Estos hermosos collares no fueron hechos para que los usaran los vivos, sino para que los llevaran los muertos, que obviamente tenían que aparecer con sus mejores galas ante Osiris, el juez del corazón humano.  Cosas como esta nos revelan esa maravillosa tensión que los egipcios antiguos tenían, esa fluctuante situación de reverenciar la muerte y de amar la vida. Porque amaban la vida, con todo su color.

Frasco para el perfume..

Sino, vean este hermoso frasco para el perfume. Como cosa común en la arqueología egipcia, fue hallado en una tumba. Pero su hermoso color y sus adornos nos dan muchas pistas de quien habría sido su dueña; tal vez una mujer joven que en vida, llenó de alegría su entorno y que amaba los perfumes; por eso la despacharon al otro mundo con uno de sus frascos más valiosos -¿su favorito?…

La molinera..

Las momias!!!!

Claro, lo mejor para el final…. esto si es real, innegable: todo lo mortal inmortalizado…

Los retratos de los amados muertos

Y como le digo, esto es solo una pequeña muestra de la variedad de tesoros egipcios que se pueden hallar en Manchester… son pedazos de un mundo en el que la vida y la muerte eran intensamente apreciados, pues eran experiencias irrepetibles.

Hace tiempos: el naufragio del Victory.

Del corresponsal Kevin Sullivan, del Washington Post:

American salvagers announced Monday the discovery of the wreckage of the HMS Victory, one of the most important ships in British naval history, at least 60 miles from where historians have long believed it sank.

La búsqueda/cacería de este tipo de restos arqueológicos se ha convertido, en los últimos 25 años, en una empresa excitante y lucrativa, pues la mayoría de estos rescates se financian con el interés privado de coleccionistas e incluso herederos de aquellos que perecieron en los naufragios o herederos de firmas comerciales que tenían intereses que, desgraciadamente, se hundieron en el fondo del Atlántico.

Es precisamente este océano el que más ha visto este tipo de operaciones, pues en la Edad Moderna, las rutas comerciales y de transporte pasaban por diversos puntos de este Mar… La frontera natural entre continentes, se convirtió así un espacio sumamente plástico, en el que se posibilitaban encuentros pacíficos y violentos y mediante el cual se conectaban diferentes culturas.

Generations of researchers have puzzled over the loss of the Victory, which sank in 1744 carrying a crew of more than 1,000, more than 100 brass cannons, and four tons of gold it was transporting from Portugal.

Barcos como estos han sido rescatados por arqueólogos.

Barcos como estos han sido rescatados por arqueólogos.

Stemm, who said finding the Victory “has solved one of the greatest shipwreck mysteries in history,” said the famous ship’s remains had been damaged over the years by natural erosion and by fishing trawlers dragging heavy nets across the sea bottom.

El daño que referencia el director de la expedición es algo común a todos los restos arqueológicos que quedan en ambientes de tráfico intenso o que quedan expuestos a los elementos de la naturaleza… es una lástima para la conservación histórica, pero también es un proceso natural de todo lo material.

Hace tiempos: La señora de la máscara revive

“Aunque no es la primera tumba que se encuentra en Pucllana, a diferencia de las anteriores ésta se halló intacta; no había sido víctima del saqueo sistemático al que estuvo sometido por los buscadores de tesoros, conocidos en Perú como huaqueros. En la tumba se encontraron dos máscaras funerarias, una de las cuales, un rostro femenino, ya ha sido bautizado como la Señora de la Máscara.”

“Como muchos otros sitios arqueológicos peruanos, Pucllana fue ocupado por varias culturas. Los investigadores atribuyen su construcción a la cultura lima, que se desarrolló entre el 200 y el 700 después de Cristo. Lo que actualmente se conserva de Pucllana -básicamente, una pirámide trunca, una explanada y algunas construcciones- es apenas una fracción de un gran centro ceremonial que se extendió por unas 15 hectáreas. Luego fue ocupada por los invasores wari y, finalmente, por la cultura ichma, hacia el año 1000 de nuestra era. Los incas no hicieron uso de él y prefirieron el centro ceremonial de Pachacamac, más al sur, en las afueras de la ciudad.

Las excavaciones en Pucllana han encontrado evidencias de las tres civilizaciones y en los últimos años se han descubierto por lo menos cuatro hallazgos importantes.”

para leer la noticia completa:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Senora/Mascara/revive/elpepuintlat/20080901elpepuint_4/Tes

El pasado pre hispano -o precolombino, si prefieren- de nuestro continente sigue siendo un misterio en muchas de sus facetas… al haber perdido no sólo el contacto con las crónicas nativas, sino las mismas crónicas, ignoramos mucho de la evolución social, cultural y económica de los pueblos que construyeron sus culturas en lo que hoy es nuestro suelo.  Ignoramos entonces la peculiar evolución que tuvieron las sociedades prehispánicas y las relaciones que se formaron entre ellas a largo plazo, relaciones que, seguramente, tuvieron efecto a la hora del enfrentamiento entre nativos y europeos… para muchas cosas solo nos queda suponer, deducir de lo hallado por arqueologos e historiadores, para intentar comprender la compleja dinámica social que se desarrolló en nuestro continente.  Entre estos intentos de comprensión, el que logran los historiadores Serge Gruzinski y Carmen Bernard, es poético y excelente; vean una muestra:

“El Dia de Corpus Christi en Cuzco:

Junio de 1555. las callejuelas de Cuzco, pese al frío penetrante del amanecer, mostraban una agitación insólita. El corregidor de la ciudad, el ilustre capitán Sebastian Garcilaso de la Vega, y los miembros del concejo municipal, habían organizado la celebración de la fiesta del Corpus. Aquel año señalaba, a la vez, el fin de las guerras civiles y el poder de los antiguos conquistadores, convertidos ahora en terratenientes y encomenderos de gran influencia. En verdad, no había más que una centena, si acaso, que se beneficiaría del trabajo de los indígenas; la mayoría de los españoles apenas iban tirando, alimentados a la mesa del corregidor o de algún conquistador enriquecido. La ceremonia coincidía en el calendario indio con la fiesta del Sol, que los incas aún celebraban poco más de veinte años atrás.

(…)

Las etnias desfilaban cantando en su lengua himnos que poco antes dirigían al Sol, y que hoy destinaban al dios de los españoles. Al pasar ante los miembros del clero reunidos en unestrado el jefe de cada uno de los grupos les daba las gracias por haberles enseñado el catecismo. Luego los indios subían los escalones que llegaban hasta el cementerio, con objeto de honrar a los muertos del año; era una manera cristiana de renovar el culto a los antepasados. Las “naciones” desfilaban ante el Santísimo Sacramento por orden de antigüedad; las que habían sido conquistadas por los incas en época más reciente iban a la cabeza; los presentantes de los incas caídos cerraban el cortejo.

La suntuosidad de los atuendos y la armonía de los cantos arrancaban gritos de admiración a la multitud. (…)”

En Historia del Nuevo Mundo, Tomo II: Los mestizajes, 1550-1640.

The pre-hispanic -or if you prefer: pre-columbus- past of our continent is still a mistery in many ways… since we have lost not only the ancient native chronicles, but also most of the knowledge that came from them, we ignore most of the social, cultural and economic evolution of the nations that built their cultures in our countries. We ignore the peculiar development that pre-hispanic societies had and the relationships that took place among them, and that, surely, affected their relationship with the spanish rulers. All that we have is speculation and supositions, ideas derivated from what is found by archeologists and historians that can be used in trying to understand the complex social dynamics that developed in our continent. Among these attempts, the one made by historians Serge Gruzinski and Carmen Bernard is among the most poetic and powerful ones… here is an excerpt:

“Corpus Christi Day in Cuzco.

June, the year 1555. The narrow streets of Cuzco, in spite of the freezing cold of the dawn, showed quite an agitation.  The city’s corregidor, the illustrious capitán Sebastián Garcilaso de la Vega and the members of the city consel, had organized the celebration of Corpus. That year, also, had seen the end of the civil war and the power of old conquistadors, turned now into land owners and encomenderos (indian owners) with great influence. In truth, there were no more than a hundred of them, if that, that would benefit from the work of the indians; most of the spaniards were merely doing by, sheltered by the corregidor or by some rich conquistador. The ceremony was parallel to the indian Sun festivity, which the incans celebrated less than twenty years ago …

(…)

The indian “nations” paraded and sang in their tongue religious anthems that, a little time ago, used to dedicate to the Sun and now dedicated to the God of the spaniards. When they passed by the members of the clergy that were assemblied on a stand, the chief of every group gave them thanks for teaching them the christian religion. Then, the indias would go up the stairs and into the cemetery, in order to honor the deads of the year; this was the christian way to renovate the cult of the ancestors. The “nations” walked and stood in front of the Santísimo Sacramento (the Holy Sacrament), beginning with the most ancient and ending with the most recent ones; those that had been conquered and ruled by the incans in recient times were at the head of the parade, those representing the fallen incans closed the parade.

The elegance and luxury of the garments and the harmony of the anthems, caused the aw of the crowd.”

In Historia del Nuevo Mundo, Tomo II: Los mestizajes, 1550-1640.