Sólo cuando me río: para el resto está Mastercard?

Esta caricatura no tiene precio… lo que explica, es totalmente invaluable. Es algo que todos debemos aprender en esta época en que el saber ha cobrado un nuevo valor:

Y ojo, no se trata de que los judíos Rothchild “dominen el mundo”. Ellos, como toda buena familia corporativa, llevaron a la perfección algo inventado durante el Renacimiento… muchos otros los siguieron y han construido un monstruo terrible, alimentado con nuestros delirios de grandeza que hacemos realidad por medio del consumo de cosas que no necesitamos para impresionar a gente que no nos importa.

Todo está conectado.