Las mujeres prerafaelistas…

Eros y Psique, de Annie Louisa Swynnerton.

Si están pensando en las sensuales modelos que inspiraron esas legendarias y poderosas imágenes, lamento decirles que van por el lado equivocado. Y eso que las mujeres -reales e imaginarias- que inspiraron a estos osados pintores, son un gran tema…

Pero lo que hoy he descubierto, me lleva a fomentar mi curiosidad por otro tipo de mujer prerafaelista: la pintora. Obviamente, no sabemos mucho de ellas. El talento femenino ha tenido que librar una larga e incansable lucha para ser reconocido y para ser considerado con su propia fuerza y su propia sensibilidad. Además, las artistas han tenido que luchar contra la rivalidad de sus colegas hombres, que ante el temor de verse desplazados como creadores, han utilizado muchas tácticas para subvalorar los frutos de las mujeres artistas; entre estas estaban la frontal negativa a considerar sus creaciones como arte, la negativa a una educación artística académica, la negativa a que ellas entraran en los concursos reglamentados, la negativa a que ellas ejercieran su profesión legalmente, la negativa a que pintaran sobre ciertos temas, la negativa a que formaran parte de las corporaciones artísticas, la negativa… la negativa…

Luna, de Anna Massey Lea Merrit, pintora estadounidense (1.844-1.930)

Por eso no debemos maravillarnos de que sepamos tan poco de este grupo de mujeres… pero también debemos añadir una cuestión de su época: en la puritana Inglaterra victoriana, como en gran parte del mundo occidental de esa época, los géneros vivían en gran separación y con casi absoluta diferenciación. Estas mujeres pintaron, muchas veces, desafiando a su familia y amigos, que consideraban su arte como un simple hobby y no como una verdadera vocación… después de todo, la única verdadera vocación de una mujer debía ser su esposo y su familia (!!!!). Por ende, mucha de la creación artística femenina no tuvo otra vía de salida que aquella que el decoro permitía; esto hizo que la recepción de estas obras fuera limitada, pero claro, hubo excepciones a la regla: pintoras reconocidas, que expusieron en las Academias y que vendieron sus cuadros.

Este hermoso video que hallé nos sirve de abrebocas a este maravilloso mundo, el de las mujeres pintoras. A mí me ha llenado de curiosidad; espero que ustedes sientan el mismo efecto:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: