“El telón de azúcar”: cuando los sueños se convierten en otra realidad.

Este documental de la joven realizadora Camila Guzmán ha causado controversia entre los cubanos; muchos están de acuerdo con él, pues muestra una terrible paradoja que la Revolución institucionalizada de Fidel Castro no debió haber producido; otros, sin embargo, llaman la atención sobre varios puntos que llevan al discenso y con razón, pues mucho de lo que muestra esta joven cineasta no es lo suficientemente concluyente como para decir que la revolución cubana se frustró:

Los protagonistas de este film intensamente autobiográfico, son los amigos de la realizadora. Esta es la generación que se crió en la Revolución y para la Revolución y que desde comienzos de los noventa tuvo que buscar otro derrotero. Esto no es ninguna coincidencia, pues fue en estos años que el projecto socialista institucionalizado se fue derrumbando estrepitosamente y Cuba, como emisaria en Latinoamerica de esta alternativa de gobierno, se quedó sin apoyo. Ahí comenzó el “período especial” y esos fueron, en realidad, los primeros pasos hacia esa lenta y cautelosa transición (si es que de eso se trata) que está realizando Raúl Castro.

Es difícil hablar de Cuba, pues se trata en realidad de dos países imaginados: la nación revolucionaria ejemplar, envuelta en el romántico halo del Che Guevara o el demonio del comunismo hecho nación para aquellos que vieron con estupor cómo el capitalismo si podía ser desafiado. A la hora de la verdad, ambos países tienen poco qué ver con la realidad cubana, que es mucho que lo que se puede ver en La Habana. Por eso un documental como éste levanta tanta ampolla, pues puede pasar tanto como propaganda anticastrista, como un reclamo hacia los líderes de la revolución institucionalizada por no haber logrado ese futuro promisorio.

Afiche en inglés para "El telón de azúcar"

 
Lo más revelador de esta película, es la dependencia que siempre tuvo la revolución cubana del patrocinio Europeo. Esta revolución no fortaleción la independencia ni la solvencia nacional de Cuba, sino que la hizo más dependiente. Además, el enfrentamiento con el poderoso y maniático Tío Sam resultó casi fatal para la pequeña economía isleña.
Si eso es lo más revelador, lo más triste es ver cómo muchos de los cubanos se van resignando a ser el “orgullo de América Latina”, lo que implica vivir sin unas comodidades básicas… es triste, cuando tienes uno de los mejores sistemas educativos en el continente, y no sabes qué vas a hacer con toda esa educación maravillosa. La tristeza y el cansancio se ve en los rostros de muchos de estos cubanos que participaron en el filme y es muy real, así a muchos no les guste.
Este filme es sólo un testimonio, muy personal y con toda la realidad que le cabe a la subjetividad, tanto de su realizadora como de quién lo ve. Y hay que admitir que, en un ambiente donde poco sabemos de lo que pasa en Cuba, esto es una buena bocanada de aire fresco.
Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. diarioelena
    May 31, 2011 @ 19:16:27

    Gracias por tu post!No conocía este peli.La veré.
    Un saludo
    Elena

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: