Nueva música latinoamericana

Están creando nuevos sonidos de la rica herencia de la música popular latinoamericana. Y no estoy hablando solo de la música que recibe el título de folklórica, también incluyo esa avalancha de música que ha enriquecido la banda sonora de nuestras existencias por muchas décadas.  Este caleidoscopio de sonidos, timbres y ritmos tiene un árbol genealógico muy frondoso y todo el sabor peculiar que caracteriza a la cultura Latinoamericana.

Para la muestra, el primer botón… traído de la zona solar berbenáutika colombiana:

Es mucho lo que esta música nos cuenta. Podemos empezar por el obvio y gran amor a esos boleros y demás música del trópico que amenizaron -y amenizan-  muchas mañanas de cocina y oficio casero desde el radio de nuestras salas… esa fue la música con la crecimos: Felpe Pirela, Celia Cruz, La Sonora Matancera… por sólo mencionar tres de esa galaxia maravillosa.

Con Tijuana Sound Machine, nos damos cuenta de que nuestra galaxia sonora incluye, en una mezcla alquímica, a muchas modas y tendencias… que ahora nos gustaría olvidar, pero que afortunadamente han quedado consignadas en los álbumes de fotografía de la familia:

Pero la cosa no para ahí. Desde los Andes tenemos a La Sarita, que nos muestra con versiones como esta de Cariñito, que esa idea de tradición es mucho más flexible que nunca, pues ahora no podemos olvidar que con los elogiados procesos de modernización y apertura llegaron a nuestras tropicales montañas muchas ofertas culturales que ahora hacen parte de nuestro ser:

Esto hay que escucharlo con cuidado: estas músicas nos dicen que Latinoamerica ya no cabe en los corsés fabricados por los paquetes turísticos y que tampoco está muy bien representada por nociones que nos ponen como una sola sociedad, apegada con terquedad a un pasado -idealizado también-, en la que no hay espacio para innovaciones ni creaciones. En realidad, la cultura latinoamericana es una de las más versátiles, pues ha hecho de la mezcla, la fusión, la copia y la transformación  sus procesos insignia; en este constante proceso de hibridación, la supervivencia y la renovación se dan la mano y el cambio es el rey…porque en realidad, en Latinoamerica, todo cambia.. hasta el tango:

Y no es que no nos guste o neguemos la erótica alrededor de lo tropical, como nos muestra Orishas:

Pero debemos reconocer y mostrar que hay mucho más… que los dioses hablan en el ritmo, de mil maneras.. cierto, Chocquibtown??

Y esto es sólo un aperitivo.. que nos quede de moraleja: hay que abrir los oídos, para escucharnos mejor.

 

 

Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Sheylaa
    Feb 28, 2011 @ 12:01:25

    este blog esta lleno de buenos posts, directamente a mis favoritoshsfmz

    Responder

  2. Mario
    Dic 28, 2011 @ 21:03:01

    Hola Alejandra, estoy haciendo mi tésis sobre reproducción acritica musical y colonialidad en la Universidad Pedagógica Nacional de Bogotá, en este instante estoy leyendo tu libro La Suite para los sonidos… muchas gracias… este libro lo estoy relacionando con la Hybris del punto cero de Santiago Castro… de nuevo gracias por ese libro, me ha ayudado un montón… espero te pases por mi blog y escuches algo de lo que hago, un abrazo…

    Responder

    • alejandra179
      Ene 09, 2012 @ 03:50:57

      Hola Mario… Muchas gracias a ti, me encanta que mi libro te haya servido de ayuda. Mucha suerte y un gran abrazo.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: