Nuestro hogar, nosotros

Es que parece que no lo entendemos… es que es muy difícil de entender que en el Universo no eres sólo tú, eres tú y tus relaciones con todo y todos los que te rodean… es muy difícil de comprender, duele y no es un proceso lineal ni sencillo el entender que en realidad somos legión.. y no me refiero sólo a los homo sapiens, me refieron a las criaturas que conviven con nosotros en esta gran nave azul:

El tiempo se ha alterado, el espacio está irreversiblemente cambiado y nuestro ritmo de vida ya no es el mismo.  Muchos seres humanos están viviendo -y muriendo- en medio de grandes traumas, al no poder asimilar con suficiente flexibilidad los cambios de vida. Y no estoy hablando sólo de terquedad o actitudes cerradas con candado y dos alarmas programadas, estoy hablando del choque de tiempos, de ritmos de vida que nos matan, pues aplicamos modelos de vivir que no tienen nada que ver con nuestra diversidad..

Es difícil comprender cómo es que podemos estar matando el mundo que cada uno llevamos dentro y el mundo que nos rodea, nos forma, nos atraviesa, nos conecta. Se nos olvida que somos depredadores intensos y que nuestro ritmo no es el del Universo. Pero es cierto, los suicidios en masa no son exclusivos de comunidades “irracionales”; los que nos creemos tan racionales y normales, podemos estar cometiendo suicidio harakiri al no empezar a sentir que el conjunto del que formamos parte se está cayendo a pedazos… que los planos estructurales no coinciden con la dura y múltiple variedad de lo que somos.

Nuestra belleza, nuestro poder y nuestra tragedia, radican en nuestra consciencia. En el hecho de que SABEMOS, SENTIMOS, REFLEXIONAMOS y TOMAMOS NUESTRAS DECISIONES.  Elegir no es fácil, es más fácil seguir sin preguntar, repetir sin cuestionar. Siempre ha sido más fácil para nosotros, los sapiens, comportarnos como manada en vez de comportarnos como seres. Pero se puede hacer, se puede abandonar esa piel de manada para empezar a ser… es algo loco, que duele al comienzo, pero que se puede lograr y además, se puede heredar.

En la sonda Viajero, lanzada al espacio sideral, hay dos archivos bastante curiosos. Están las fotografías de diversos paisajes de la Tierra, de las diferentes formas de vida humana; al parecer, no hay fotografías de los horrores que hemos cometido con nosotros mismos y con las otras criaturas, no hay registros sobre la suciedad que hemos esparcido por todo nuestro hogar. El otro archivo funciona como una carta de presentación; es sonoro y es un lenguaje que va más allá de cualquier número de palabras pronunciadas por cualquier idioma, vivo o muerto, que los humanos hemos creado; ese lenguaje está puesto en música, una música que en su especificidad es capaz de sintetizar muchas músicas: la música de Johan Sebastian Bach, música tan matemática en su perfección y en su caos, que podría ser comprendida.  Sin embargo, esta carta de presentación así como esas fotos, nos ponen en un gran aprieto: si hay otra civilización allá afuera, con la suficiente tecnología para venir a ver si es cierta tanta belleza… ¿se imaginan la sorpresa, cuando se den cuenta de que eso son sólo momentos de esplendor que nuestra especie tiene?  Es hora de que empecemos a parecernos a la carta de presentación que hemos enviado…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: