Saramago: buen viento y buena mar.

El viejo que nos previno del miedo a la ceguera, se ha ido al otro mundo.  El que nos contó del poder de la memoria y de su fuerza creadora, también se ha ido.  Y siempre fiel a sí mismo, su partida no ha dejado a nadie silencioso, como nos muestra El País:

El artículo dedicado al autor de ‘Memorial del convento’ por el diario oficial de la Santa Sede, L’Osservatore Romano, se titula La omnipotencia (relativa) del narrador, está firmado por Claudio Toscani y mezcla reflexiones sobre su tarea de intelectual de izquierdas con descalificaciones del tipo “populista extremista”.

La pieza subraya la “ideología antirreligiosa” de Saramago, a quien define como “un hombre y un intelectual de ninguna capacidad metafísica, (y que vivió) agarrado hasta el final a su pertinaz fe en el materialismo histórico, alias marxismo”. Para añadir: “Colocándose lúcidamente de la parte de la cizaña en el evangélico campo de trigo, (Saramago) se declaraba insomne por las cruzadas, o por la inquisición, olvidando el recuerdo de los ‘gulag’, de las purgas, de los genocidios, de los ‘samizdat’ (panfletos de la Rusia soviética) culturales y religiosos”.

Ningún escéptico que se respete le ha caído bien a los que proclaman el orden ciego, así que Saramago casi que había rogado por semejante necrológica.  Pero no debemos compadecernos de él, pues seguramente le habría gustado el que lo recuerden como un incómodo signo de interrogación… de esos que son necesarios, aunque no nos gusten.

Pero si en algo tuvo fe potente Saramago, fue en las palabras… en lo que podría hacer, las personas a las que podría llegar; como los niños:

Por que en las palabras sencillas también habita la fuerza del rayo… y por que te extrañaremos mucho, buen viaje, viejo José… lo único que me en realidad me entristece de tu partida es que se te cumplirá uno de tus miedos: pasar la eternidad sin tu amadísima esposa.

Buen viaje, fuertes vientos y segura mar, José!!!!


Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Ricardo Pereira
    Ago 26, 2012 @ 12:33:38

    Nuestro concepto de Dios para nada lo define, Él, definitivamente no es lo que yo piense de Él. Mi concepción sobre Dios habla de mi que de Él, paradójico no? de mi comportamiento y de mis actitudes, inmutable es su esencia e irrefutable su señorío.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: