Santiago Rusiñol: de la luz y sus magias..

Santiago Rusiñol i Prats… adoro estos nombres catalanes, con esa sonoridad tan rara y tan extrañamente parecida a la del castellano.  Este modernista catalán-español fue uno de esos personajes que se enfrentaron a esa terrible y medieval vocación hispana: la de ser un reino del otro mundo… pero para don Santiago, este mundo era un festín de color, si no miren:

Santiago Rusiñol: Jardín

Y claro, la enfermedad parisina tenía que dejar secuelas y créanme: son suculentas, son impactantes… pero hay que recordar que la enfermedad parisina, la del modernismo y la aventura, produjo verdaderos prodigios; uno de los seguidores de Rusiñol se ha convertido en el más popular de esos “engendros”: Pablo Picasso.  Eso era un ritual de paso: irse a París y ver qué hacían los artistas modernos, los de vanguardia; qué pintaban y por qué, por qué Monet pintaba el mismo pajar veinte veces y por qué Tolouse pintaba putas de burdel, mientras que Renoir pintaba mujeres rellenitas, pelirrojas y llenas de luz…

Santiago Rusiñol: Jardín del pirata, Mallorca

Pero la luz de Rusiñol no sólo derrama luminosidad y sombras sobre los jardínes; también nos puede cegar en una calle, como aquí:

Santiago Rusiñol: Calle de Sitges

Si se están acordando de Van Gogh y sus armonías en amarillos -que nosotros conocemos como Los Girasoles-, no se preocupen… es ese ojo curioso, minucioso hasta el problema, que no ve sólo un color, sino que ve todas sus posibilidades.. son todos los amarillos del mundo…

Y es el poder de un solo color, la fuerza que engaña al ojo y que nos cambia la emoción:

Santiago Rusiñol: La muchacha del tiovivo.

Eso es el color ROJO, muy rojo, para que no se te olvide que es rojo gracias a la blancura cremosa de la niña que lo lleva puesto, gracias al frío gris de los tubos que sostienen el tiovivo donde el pálido caballito da vueltas y vueltas y vueltas… ese rojo no nos dejará perdernos en la maraña…

Y esa es la gracia de la luz de Rusiñol, que nos deja perpelejos y sedientos, con una maravillosa y sensual placidez, con sorpresa por este mundo… que maravilla vivir en un reino de este mundo…

Santiago Rusiñol: Retrato de la señora Riquel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: