Bicentenarios II – De héroes y monumentos

Acaba de pasar Semana Santa en este agitado país. Entre procesiones y sahumerios, un evento esperado desde hace varios años al fin se realizó: los soldados Pablo Emilio Moncayo y Julián Ernesto Guevara, que habían sido secuestrados por las Farc en tomas militares.  El primero volvió vivo, el segundo muerto. Y a ambos su cautiverio les valió ascender de rango militar.

Estos hombres, gracias al sacrificio de su juventud, de sus vidas, son calificados como Héroes de la Patria. En el caso del coronel Julián Ernesto Guevara esto es más enfático y terriblemente agridulce.  Y pienso que los colombianos que aún quedamos en pie, debemos preguntarnos por qué este horrible contexto de muerte hace a cualquiera de nosotros, lo hizo a él, Héroe; pues no se trata de una renuncia voluntaria, sino de un confinamiento obligatorio, dirigido con una inhumanidad sistemática y agresiva.  Y esa pregunta debemos extenderla..

Para responder estos interrogantes es apropiado empezar por el fin, es decir, por la extensión, que de hecho justifica el que mi comentario vaya bajo las crónicas de Bicentenarios.  El culto laico a la patria tiene sus buenas dosis de necrofilia; se nos enseña a admirar y a conmemorar a los muertos y sus biografías se convierten en accesorio a esos monumentos que llevan el gran letrero Nolli me tangere -No me toques-.  No podemos cuestionar ni por chiste, la vida y el pensamiento de aquellos que renunciaron a su existencia y a todas sus posibilidades por una idea…

Policarpa Salavarrieta, una de las pocas heroínas reconocidas..

Pero resulta que preguntarnos por las razones que impulsan a un hombre a morir, es muy enriquecedor. Los héroes también necesitan razones para morir, parafreseando a Martin Luther King, y debemos intentar averiguarlas y comprenderlas para que sus acciones no sean una retahíla inerte que pierde sentido con cada día que pasa.  Moncayo y Guevara renunciaron a sí mismos por muchas razones, dos evidentes: eran soldados y su profesión los puso en la temida situación de sacrificarse… sobrevivir a las tomas guerrilleras no probó ser muy diferente a una muerte en vida, muerte que en el caso del coronel Guevara pronto se hizo física.  Ya comprenderemos con el tiempo que fue lo que puso a estos dos hombres en la profesión militar y por ende, en su secuestro.  Ahora podemos comprender lo que llevó a nuestros próceres a su sacrificio y no debemos desaprovechar la oportunidad.

Tumba de José de San Martín en la catedral de Buenos Aires, Argentina.

Las ideas que impulsaron a aquellos que terminaron lanzándose a los proyectos emancipatorios no se forjaron de un trasplante inequívoco, ni permanecieron estáticas en esos años tumultuosos.  La revisión historiográfica de las últimas décadas, nos ha permitido comprender el impresionante ejercicio de aprendizaje que los jóvenes educados de esa época llevaron a cabo, al interesarse por el mundo en el que vivían y les rodeaba.  Al aprender teorías científicas y políticas, arriesgarse a viajar grandes distancias y atreverse a emprender exhaustivos trabajos de investigación y estudio, esta generación -para nada trágica-  empezó a asumir y a crear una serie de valores que les posibilitaban representar lo que consideraban importante; al comentar los autores modernos y traducirlos, estos criollos se apropiaron de ideas y palabras con las que después argumentarían la necesidad de la independencia de la corona española. Al fundar periódicos, escuelas y tertulias, crearon los espacios para discutir una necesaria reforma a la educación, que abriese las mentes y promoviese la curiosidad así como el amor al trabajo mecánico e intelectual.

Este esfuerzo por educarse y comprender puede ser calificado como heroico.  Pero estos hombres también eran hijos de su tiempo y de su sociedad y concederles los límites de sus visiones, es concederles su humanidad.  En sus proyectos, la variedad de la sociedad criolla era fácilmente moldeable; esto era más un deseo que una realidad, pues durante los últimos 50 años de vida colonial, la variopinta sociedad criolla dio muestras del poder del tumulto en diversos alzamientos; estos tumultos aterraron a la elite criolla, a la que pertenecían nuestros próceres, beneficiados por tanto con los privilegios de la educación, la propiedad y la blancura de su piel.  De ahí que gran parte de los proyectos emancipatorios no contasen con las ideas de los indios, los mestizos o los negros… pero los envolvieron e integraron de todos modos.

El intelectual como político.

Nuestros Héroes de la Patria encontraron razones para morir creyendo en un futuro… y sé que suena a comercial institucional, pero ese futuro era claro y próximo para ellos: un mejor gobierno, uno en el que gente como ellos pudiesen participar y ser reconocidos como sujetos aptos y agentes de sus propios destinos. Ese sacrificio suena noble, lo fue. Pero la pérdida fue irreparable, pues con su fusilamiento se fueron personalidades llenas de posibilidades; sólo piensen en Francisco José de Caldas, el testarudo científico alabado por Humboldt o en Camilo Torres Tenorio, el sagaz abogado que le dio expresión a las primeras ideas revolucionarias.  Lo que estos hombres ya habían hecho por su país era incalculable.. lo que habrían podido hacer, ni podemos imaginarlo.

Y entonces, llego a mi principio: nunca sabremos lo que habrían hecho por su país los diputados secuestrados y asesinados, ni lo que habría hecho el coronel Guevara.  Ellos no se sacrificaron en espera de un futuro, fueron sacrificados.  Igual con las víctimas del paramilitarismo o la narcoviolencia… ellos son los héroes sin corona de laurel, los que no llenan los libros de historia, pero que deben empezar a figurar en nuestro conteo… todas esas vidas que se han perdido deben tener un monumento, así que debemos reflexionar sobre el mejor modo de hacerles uno.. por mi parte, yo no voy a pedir estatuas, ni estampillas, ni fotos en billetes de circulación del Banco de la República.  Yo prefiero algo que esté en mí constantemente, que me ayude a ser mejor ciudadana, una ciudadana pensante y responsable.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Literacultura
    Abr 09, 2010 @ 05:49:12

    Se te invita a nuestro blog literario y culturar donde expondremos opiniones y criticas sobre la literatura cultural, rompiendo generos literarios e idiomas.
    Tambien, si asi lo deseas publicaremos uno de tus mejores pensamientos/poemas para darte mas a conocer por medio de la red literaria en internet.
    Te esperamos !!!
    P.s: tambien puedes seguirnos en twitter o facebook.
    http://www.literacultura.blogspot.com

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: