Yoyo Ma=los viajes del violonchelo

Claro que sí, claro que se puede… para el maestro chino-franco-estadounidense Yoyo Ma, mago del violonchelo, no hay nada verdaderamente imposible y no por que el sea un virtuoso de su instrumento… es por que al parecer, al hombre lo motiva la palabra imposible para demostrar que eso no es verdad.  Y por eso se une a otros genios, a otros artistas loquillos que tampoco creen en la palabra imposible.  Por ejemplo, helo aquí con un genio del jazz, la interpretación vocal y el pop: Bobby McFerrin -claro, Mark O’connor en el violín y Edgar Meyer en el contrabajo no se quedan atrás:

Muchos le critican a Ma este cross over, diciendo que lo puede distraer de su ocupación más alta, más lejana de lo comercial o popular: la música clásica o música académica. Pero uno oye y ve lo que este hombre puede hacer y entonces le asalta a uno la idea subversiva: la educación no pone en lugares, sino que abre todas las puertas… sino miren y escuchen al chinito este tocar música argentina, del maestro Astor Piazzola: Libertango.

Parece que bailara, cierto? Uno de los críticos que más lo admira dice que el violonchelo hace parte de Yoyo, que es una extensión de su cuerpo y por eso el sonido que produce tiene ese efecto tan suyo, tan particular…  ¿será por eso que Ma se asoció con el bailarín/coreógrafo Mark Morris para darle una vuelta a Johan Sebastian Bach?  y vean qué vuelta…

La insaciable búsqueda de Ma ha hecho que los caminos del violonchelo se hayan vuelto más amplios de lo normal, pues desafortunadamente este instrumento no tiene un repertorio muy amplio como solista.. claro, como acompañante su presencia es constante, pero eso acorta las oportunidades para este barrigón de voz profunda y por eso no puede brillar en solitario con todas sus capacidades.  Intérpretes como Ma y la tristemente fallecida Jacqueline Dupré le hacen justicia, pero se necesita abrir el escenario… y eso es lo que Ma hace recorriendo todos los caminos musicales posibles. En uno de estos periplos empezó a surcar la antigua Ruta de la Seda, algo así como un retorno a casa, a su ancestral China y esto es lo que ha aprendido:

Y claro, como buen artista, Ma siempre ha deseado ser buen comunicador y si se le da la oportunidad, buen educador… eso implica mantener una actitud fresca, atenta y de mucho sentido del humor para poder conectarse con un público cada vez más amplio y hasta más desafiante que el de una sala de conciertos. Y buscando ese tipo de audiencia, que no se impresiona con las frases trilladas de los críticos de música clásica, se fue a Plaza Sesamo:

Este explorador y su brújula seguirán abriendo horizontes por mucho tiempo… no sé ustedes, pero yo me le apunto a sus viajes. ¿Puedo acompañarlo, Maestro Yoyo Ma?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: