Medellín (Col.), Diciembre 2009. parte I

Lo que van a ver es una de las tradiciones citadinas más arraigadas en la capital de la montaña… más bien del valle, específicamente del Valle de Aburrá, accidente geográfico que acuna una ciudad que no fue planeada por ningún conquistador de mucho renombre sino por los vecinos que hallaron en este sitio un buen lugar para vivir, trabajar y prosperar allá por los años finales del siglo XVII… bueno, perdón, me distraje. Suficiente de historia, es hora de abrir los ojos y disfrutar con los hermosos alumbrados -o luces, si lo prefieren- preparados para este año que da el toque a la primera década del nuevo milenio.

Y ahí les va:

Parque de los Pies Descalzos: un lugar tranquilo en pleno centro urbano, lleno de colores nocturnos.

Esto es lo que se ve al entrar al amplio espacio de la plazoleta del Parque de los Pies Descalzos, uno de los espacios para la tranquilidad y la diversión que se han ido construyendo en Medellín en los últimos años.  No es sólo un lugar para sentarse y tomarse un café, también es un sitio que permite experimentar un poquito de naturaleza gracias a las fuentes, los espacios con arena fina en lo que se puede caminar y las arboledas… este luminoso pesebre que ven en la foto está en uno de los extremos del parque y como pueden ver, es totalmente interactivo: uno se acerca, juega con la luz, se deja encandilar o lo ve desde lejos.  La siguiente es otro extremo del Parque, que fue engalanado con unas luces discretas que le dan una atmósfera mágica:

Parque de los Pies Descalzos, la arboleda: mágica en la noche.

Como a pocos metros se encuentran las luces del río Medellín, el Parque recibe infinidad de visitantes que aprovechan su amplitud y tranquilidad.

Como no es un espacio totalmente cerrado, el acceso es libre e invita a apropiarse del espacio del modo que a uno le parezca más cómodo.  El marco de esta plazoleta está delimitado por un pequeño mall de cafés y restaurantes y por el Edificio Inteligente de las Empresas Públicas de Medellín, una de las joyas de esta ciudad y orgullo de la administración municipal, que este año ostentó unas luces cambiantes e hipnóticas que intenté capturar en esta fotografía:

Edificio Inteligente de las Empresas Públicas de Medellín: las luces cambiantes.

Con esta luces uno le puede decir un cálido “hasta luego” al Parque de los Pies Descalzos y prepararse para el festín de color que lo espera a uno en la Avenida del Rio, donde los ingenieros y diseñadores paisas se lucen cada año. Claro, el público es muy, pero muy exigente, así que diseñar estos arreglos debe ser todo un reto, algo así como un bautismo de fuego para los profesionales encargados y para la gobernación municipal.

Y he aquí lo que alumbra las noches de este Diciembre en el río Medellín:

El río Medellín: fuentes de colores, de todos los tamaños..

Esta belleza fue diseñada para reutilizar el agua en todo momento; es decir, el agua que es lanzada se vuelve a recoger y se relanza, así que no hay gasto innecesario de un recurso tan caro.. y los chorritos cambian de tamaño y de color produciendo un efecto óptico bellísimo. Para que tengan una idea más clara de este diseño, aquí les pongo el video:

Pero es mejor caminar más y conversar menos, pues nos espera la primera parada llena de color alucinante; ahí les va:

Primer quiosco: ¿el país de los dulces luminosos?

..y más del Primer Quiosco..

Estas imágenes hablan por sí solas.

Estos arreglos también son interactivos, así que ya se imaginarán la romería de niños y adultos entrando y saliendo de las casitas luminosas, encantadas y encantadoras; ya comprenderán la ansiedad por tomarse unas buenas fotos en estos espacios tan únicos, en los que uno como espectador y peatón también es parte de la fiesta.

Pero sigamos, que aún falta muchísimo por ver y disfrutar.

Unos postes altos y llenos de colores mágicos nos guían y nos avisan que el segundo quiosco está muy cerca…

Nuestros guías en toda la caminata..

Esta selvática estrella era la introducción precisa para lo que el segundo quiosco nos guardaba…

¡¡¡¡¡¡Luces a la vista!!!!!!!

Estos marineros nos llevan a un mundo colorido…. desde donde se mire, la brújula apunta hacia adelante, donde hay más luz y más alegría.  Seguramente hacia allá mira este marino con su catalejo:

Hacia adelante, más luz...

Todo estaba tan bonito y todos los asistentes estaban tan llenos de asombro y felicidad viendo tantas lucecitas de colores, que la luna salió para ver qué era tanto alboroto… si no me creen, he aquí la evidencia:

Y la luna dijo: ¿a qué se debe tanto escándalo?

Claro, salió y vio y dijo “ah, pues con razón… pensándolo bien, yo también me quedo por aquí mirando todas estas luces tan bien puestas”.  Y como pueden ver, hasta el arbolito quedó muy bien en la foto al lado de este faro rutilante…

Y entonces llegamos al destino presagiado por el Primer Quiosco: la Tierra del Arco Iris Maravilloso:



Este enorme arco iris nos da la bienvenida en el segundo quiosco.

En este país lleno de luz y de color, todo nos da curiosidad y por lo tanto es inevitable subirse y caminar por su lindo puentecito…

pero también unos búhos, habitantes de este quiosco, nos miraban fijamente, aprovechando el escondite que les daban las ramas de sus árboles fantásticos:

Los búhos curiosos de la Tierra del Arco Iris Maravilloso.

En este país de luces y colores, los árboles no son comunes ni corrientes. Están llenos de algo que parecen dulces, que provoca cogerlos y comérselos aunque después el estómago chille y se retuerza:

Los árboles provocativos... ¿de qué sabor serán?

Pero claro, todavía falta más… esta exploración no tiene un final tan rápido, aunque esto hubiese sido apoteósico.  Por eso nos siguen guiando estrellas, árboles de dulce y búhos picarones que desde las alturas nos miran como diciendo: ya falta poco, ya van a llegar:

Estos arbolitos tienen algo raro en sus ramas...

Estos arbolitos tienen algo raro en sus ramas...

...Claro!!!! son los búhos otra vez!!!!!

Y tal vez a estas alturas piensen: aquí se acabó, es imposible seguir con otro quiosco igual de bonito, o más lindo aún… pero no, sí es posible y como en estas fiestas no se escatiman esfuerzos, aquí viene en primer plano el momento culminante de este brillante paseo: El Pesebre.

El gran momento ha llegado: El Pesebre brilla.

Ah, pero se me olvidaban dos bellezas adicionales.  La primera llamaba desde lejos, convocaba con sus luces titilantes y su estrella desde lo alto: el cerro Nutibara, referencia geográfica incuestionable de mi ciudad, fue engalanado de acuerdo a la ocasión:

El cerro Nutibara no se quedó atrás..

Y la segunda belleza merecía devolverse, pues espectáculos como estos no son comunes en nuestra ciudad.. así que aquí les va, cortesía de las Empresas Públicas de Medellín, de mi youtube y de mi brazo derecho, que afrontó con estoicismo el estirón para dar con un buen ángulo:

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: Medellin-Col-Diciembre-2009-parte-I : Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: