La foto: Shomei Tomatsu (II)

De acuerdo a una anécdota personal de este fotógrafo, los sobrevivientes de las bombas nucleares arrojadas sobre japón eran molestados en la calle por los niños, pues su apariencia era tan aterradora que les gritaban “¡Fantasma! ¡fantasma!”… a Tomatsu le llamaron la atención estas personas y sus cicatrices, las historias hecha carne quemada y marcada para siempre y empezó a fotografiarlos.

Esta es una de esas imágenes:

Tsyuo Kataoka, Nagasaki, 1961. Fotografía de Shomei Tomatsu

Tsyuo Kataoka, Nagasaki, 1961. Fotografía de Shomei Tomatsu

Anuncios