Clínica para la mujer: ¿un dilema necesario?

Esta semana en Medellín -Colombia- se ha desatado un dilema, una pelea con buena tribuna pues se ha pegado de temas espinosos, que tocan la sensibilidad pública -ah, la sensibilidad pública… ese material fácilmente inflamable….

El períodico El Colombiano, en un artículo breve y aséptico, le ha cedido un espacio a la secretaria de salud del municipio, la señora Luz María Agudelo, para que explique el contexto y las metas que este nuevo espacio tiene en la ciudad de Medellín:

“La clínica es un proyecto estratégico de la Alcaldía de Medellín. Hace parte de una política de salud pública que fortalece la áreas de promoción de la salud y prevención de la enfermedad (…) Se ha aumentado su esperanza de vida, alrededor de los 80 años para ellas y 70 para ellos. Así que las mujeres viven más, pero sufren una doble carga de enfermedad que se representa en cáncer de mama y de cuello uterino, que van en aumento. Pero también los problemas ginecológicos. Además hay un tema de peso y es el de la violencia. La Clínica aparece entonces para dar respuesta a esas nueva problemáticas de salud de las mujeres”.

La Clínica de la Mujer en Medellín: un espacio para que nos ayuden a cuidarnos.

La Clínica de la Mujer en Medellín: un espacio para que nos ayuden a cuidarnos.

Se trata entonces de cubrir una serie de necesidades de las mujeres urbanas, que integran varias actividades en sus vidas. Como dice la señora secretaria, ya no se trata sólo de parir y criar, se trata de asumir diversas responsabilidades que han hecho del parir y del criar actividades muy complejas… es que ya nuestra sociedad no es tan uniforme como a muchos les gustaría pensar, lo que requiere una inversión extra de energía física y mental a la hora de encargarse del pequeño. Añádasale a esto las responsabilidades laborales y económicas que tienen ahora muchas madres de familia, muchas de ellas cabeza de familia: mujeres que crian, limpian, cocinan, trabajan, enfrentan a jefes y colegas, luego van a casa, atienden a sus hijos y tal vez a otros niños… todo eso son cargas pesadas, que tienen su costo en la salud de la mujer pilar de la casa, que vive extenuada, estresada y casi no tiene espacio propio.

Seguramente las estrategias de prevención se encargarán de esto, de promover actividades y cuidados sencillos, que todas las mujeres puedan realizar para cuidar de sí mismas y mantener su salud física y mental.

Ahora, viene el plato fuerte y el centro del dilema:

La interrupción voluntaria del embarazo (IVE) siempre ha generado debates y la OMS habla del aborto seguro, es decir, que en caso de esta interrupción se haga en sitios seguros y esto depende de si los países legalizan o no esta acción.
En Colombia ya se dio esa discusión y la Corte Constitucional despenalizó tres situaciones en el caso del IVE. Dos son absolutamente de carácter médico: cuando un embarazo pone en riesgo la salud de la madre y cuando el feto tiene una anomalía congénita incompatible con la vida. El tercer caso es el de la violación o el abuso sexual y como consecuencia hay un embarazo.
La Corte también señaló que el Sistema general de seguridad social debe garantizar, y las unidades territoriales vigilar, que eso se haga en las redes prestadoras de servicios

Mary Cassatt : El baño

Mary Cassatt : El baño

Esto es muy específico y yo, personalmente, me alegro de que al fin el ramo de la salud pública ponga manos en el asunto. Al fin y al cabo, debe ser SU asunto, pues el aborto clandestino es algo que mata a miles de mujeres diariamente.

¿Se puede pensar en la Clínica de la Mujer sin ese servicio?
“Es que se tiene que ofrecer, pero a las mujeres que lo quieran hacer. Es decir, no puedo obligar a las mujeres a hacerlo, porque es violar la autonomía de ellas. Entonces tengo que ofrecer un servicio que garantice su salud, en el sentido biológico, psicológico y social.
Nosotros no vamos a hacer una clínica para el IVE, pero si alguien me pregunta si lo tendríamos que hacer, la respuesta como Estado es que sí, tenemos que cumplir con la ley, con la norma.
No hacemos abortos, respetamos una ley que consagra la IVE en tres condiciones. Y en cualquier procedimiento en salud se garantizará los procesos y procedimientos que contempla la ley”.

El grupo en Facebook que denuncia la instalación de la Clínica de la Mujer en Medellín, tiene como slogan: Jóvenes comprometidos con la vida… yo me pregunto de cuál compromiso están hablando…. ya lo escribí hace unos meses en este espacio: al parecer es más moral tener niños enfermos, no deseados, condenados a la miseria que asumir el riesgo de las propias decisiones en uno mismo y no cobrarle a un inocente el miedo a actuar.

La Corte Constitucional ya aprobó los tres casos en los que se puede optar por el aborto seguro. Son casos extremos, dolorosos, en los que la decisión no es fácil, pero al menos, se cuenta con mecanismos y espacios para hacerla y aprender a vivir con ella. Un espacio como la Clínica de la Mujer es ABSOLUTAMENTE NECESARIO  Y PERTINENTE EN MEDELLIN y en todas las ciudades del mundo. Ojalá entre pronto en funcionamiento y aquellos que no estén de acuerdo con la prestación del servicio de aborto seguro, aprendan a convivir con él y a respetarlo… en virtud de la compasión y del respeto cristianos.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: Clinica-para-la-mujer-un-dilema-necesario- : Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: