Hace tiempos: la lucha nativa por el hogar

La revuelta de los pueblos nativos en la Amazonía peruana, tan cruenta y dura como ha sido, no ha recibido mucha prensa.

Claro, la violencia ha sido el lenguaje más visible de este episodio -o al menos, el que se ha preferido resaltar. La pérdida de 24 policías es un duro golpe para cualquier gobierno moderno, que descansa en uno de sus monopolios: el de la fuerza.

Pero también están los costos políticos, un tema actual y provocativo en una zona geopolíticamente tan caldeada como Suramérica: varios gobiernos de alternativas “de izquierda” y varios gobiernos de alternativas “de derecha”, con retóricas y prácticas múltiples.

Pero hay otros dos elementos importantísimos: la capacidad de organización de los nativos peruanos y la guerra por el dominio de los recursos naturales en esa ollita de oro llamada Amazonas.

Empecemos por lo segundo: debemos recordar las legislaciones que se están elaborando para asegurar “corredores fluviales”  que garanticen el flujo de personas, bienes y servicios; en ese objetivo va la Ley 853 del 2003 de la república de Colombia, que dice así con inspirado acento:

LEY 853

20/11/2003

por medio de la cual se busca fomentar y propiciar el desarrollo del transporte fluvial en Colombia y su integración con el Sistema Fluvial de Suramérica.

El Congreso de Colombia

DECRETA:

Artículo 1º. Objeto. Formular las políticas públicas y establecer las normas generales para uso de los ríos navegables, con el propósito expreso de alcanzar la integración fluvial de Suramérica.

Artículo 2º. La presente ley se aplica a todos los ríos principales y sus cuencas hidrográficas, a sus afluentes y respectivas cuencas, que forman parte del territorio nacional, ya sea que sus cauces tributen internamente o que lo hagan en costas marítimas o ríos cuyos cauces o desembocaduras pertenezcan a otras jurisdicciones nacionales.

Artículo 3º. Integración fluvial. Los ríos cuya parte o totalidad de sus cauces limitan con uno o varios países o fluyan a través de varios de ellos, se utilizaràn con el propósito de que su navegación sirva para el transporte y comercio internacionales y cooperen, de esta manera, en la integración social y económica de Suramérica.

Artículo 4º. Usos de los ríos. Los ríos deberán ser usados con propósitos múltiples, mediante el ordenamiento territorial de sus cuencas para uno o más de los siguientes fines: Abastecimiento de agua de la población y procesos industriales, recreación, turismo, irrigación, navegación, pesca, generación de energía eléctrica, en el marco de los criterios y políticas del desarrollo sostenible de los recursos naturales y protección del medio ambiente.

Artículo 5º. Transporte fluvial. Los proyectos de transporte fluvial se deberán adelantar proponiendo y teniendo en cuenta los trabajos de adecuación, recuperación y modernización de muelles de carga y pasajeros proyectando desarrollo de los espacios urbanos y vías de acceso en donde exista la factibilidad de desarrollar nuevos puertos fluviales y actividades relacionadas con el comercio y el transporte.

En los casos que se proyecten nuevos puertos se debe delimitar el área portuaria y las obras civiles y de infraestructura, así como la identificación de las áreas privadas y públicas que faciliten en el futuro la ampliación de la actividad portuaria.

En todo caso la infraestructura asociada debe estar en armonía con el Plan de Ordenamiento Territorial de la entidad territorial donde se desarrolle.

Indígenas peruanos esperan el martes en Lima para reunirse con el presidente del Consejo de Ministros.  REUTERS - 18-06-2009

Indígenas peruanos esperan el martes en Lima para reunirse con el presidente del Consejo de Ministros. REUTERS - 18-06-2009


Estas legislaciones buscan crear ambientes propicios para la explotación de los recursos de esas amplias regiones que antes eran fronteras naturales -de cierto modo, lo siguen siendo. Hay un pequeño detalle: en esas zonas vive gente. En esas zonas, desde hace muchos, muchos años, se desarrollaron comunidades por medio de complejos procesos de etnogénesis y territorialización.

Ok, ok… Etnogénesis: surgimiento de nuevas comunidades por la fusión, absorción y extinción de otras. Territorialización: construcción de relaciones con el medio geográfico en el que se habita y del que se depende.

En esas remotas localidades entre ríos caudalosos, montañas azarosas y selvas tupidas, muchas comunidades nativas hallaron refugio y se establecieron. Siempre han sido un “problema” para gobiernos locales, regionales y nacionales,

El levantamiento de los nativos contra los decretos legislativos que emitió el Gobierno para estimular la inversión privada en la Amazonia y sintonizar la legislación peruana con el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos está a punto de materializarse, después de que el Ejecutivo solicitara al Congreso la derogación de dos de las normas más cuestionadas.

Estas medidas pueden ser tomadas como “modernización”. Pero yo insisto: ¿qué pasa con la gente que habita y vive estos espacios? ¿qué pasa con su derecho a las oportunidades y a la adaptación? al parecer no se tiene en cuenta nada de esto. Al parecer, en los tratados y legislaciones no se tiene en cuenta a la población de estas regiones, que ya tiene una cultura y que queda en estado de suma vulnerabilidad al aplicarse estas políticas que en el papel aparecen viables, pero que en la realidad presentan retos e injusticias para aquellos que tienen que sacrificar más…

Por que se sabe que todas las culturas cambian, que todas las sociedades se reorganizan y que esos procesos implican la muerte de muchas cosas. Pero el imponer el cambio y la reorganización es hacer un fusilamiento sutil de muchas dinámicas que hacen parte del corazón histórico de las sociedades, de su identidad y por ende, de los mecanismos que utilizan para seguir conectadas a las comunidades contemporáneas, para seguir vigentes y tener pertinencia -sí, PERTINENCIA, que es más que pertenencia.

Y ahí es cuando viene lo primero, la capacidad de organización de los pueblos indígenas. Cada pueblo indígena en Suramérica tiene sus propias dinámicas políticas, lo que implica que la conexión con los gobiernos mestizos blanqueados centrales, es precaria y compleja. Por que estos modos de organización política en los nativos no están exentos de corrupción y al parecer, aunque las constituciones los legitiman, no son recibidos con la suficiente seriedad por sus organizaciones pares: las instituciones gubernamentales mestizas/blanqueadas/centrales. Estas organizaciones nativas políticas también han tenido su historia, no se quedaron en los “idílicos” tiempos precolombinos; durante los tiempos coloniales se adaptaron, lo mismo cuando llegó el republicanismo y ahora, cuando entramos al siglo XXI, los procesos de adaptación continúan. El gran problema es que los blancos no sabemos nada al respecto y muchos de nosotros no quieren saber nada al respecto.

Cabildo indígena en la Universidad Sur Colombiana, Junio 2009.

Cabildo indígena en la Universidad Sur Colombiana, Junio 2009.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: