Arte y tiempo recobrados.. Art and time refound.

Uno de los muchos deberes que asumió Alemania al perder la Segunda Guerra Mundial y reorganizarse, fue resarcir a las familias que habían sufrido directamente la política Nazi. Entre las medidas estaba la devolución de dinero, pertenencias, documentos importantes, y lo más valioso: obras de arte, la mayoría coleccionadas durante el siglo 19 y la primera mitad del 20, que habían sido saqueadas de casas y museos de todo tamaño y habían estado muy guardadas en sótanos de la Gestapo. Algunas, con el ajetreo de la guerra, fueron vueltas a sacar de allí y quedaron en casas de sobrevivientes alemanes o comenzaron un periplo por varios dueños y países…..

El caso es que el arte robado tenía significado sentimental; tras la guerra, tiene aún más significado sentimental, además del monetario. Para muchos sobrevivientes de los campos de concentración y los guetos nazis, los cuadros y esculturas son recuerdos de la vida que fue brutalmente interrumpida por el antisemitismo hecho política de Estado. Una vida que para muchos incluía la cultura, tanto la conservadora burguesa como la liberal y de vanguardia, y por lo tanto, incluía el poder coleccionar pinturas, muebles, miniaturas, libros, música y para otros que tenían dinero, encargar todo esto y hacerlo presentar en sociedad. Era una buena vida no sólo en lo material, pues todo esto unía a la familia en el disfrute y la educación… era un modo de formar lazos…

… y por eso Peter Sachs, un piloto retirado del estado norteamericano de Florida, demandó al Museo Historico de Alemania para que le devolvieran una gran colección de afiches publicitarios de varios tipos que su padre, un dentista, había tenido que dejar atrás cuando huyó de Alemania en 1938:

Winning Back a Family Legacy

Man Gains Right to Art Confiscated by Gestapo

By Craig Whitlock

Peter Sachs, a retired airline pilot from Sarasota, Fla., had sued the German Historical Museum in Berlin for custody of at least 4,200 rare posters depicting movies, cabaret shows and political propaganda from the early 20th century.

“Needless to say, I’m delighted,” said Sachs, 71, who began researching the whereabouts of his father’s lost collection four years ago. “It was my father’s passion, and it’s my legacy in a way.”

… Claro, existen las leyes para que esto se haga una realidad más común, pero muchos museos se resisten a perder piezas que consideran valiosísimas.

In 1998, the German government signed a pact known as the Washington Declaration, endorsing guidelines adopted by 43 countries for returning art and other assets seized during the Holocaust. Despite subsequent pledges by the government to give back items confiscated by the Nazis, many German museums have been reluctant.

Una foto familiar, que muestra cómo estaban arreglados los afiches.

Una foto familiar, que muestra cómo estaban arreglados los afiches.

… Y a veces, no todo se recupera:

Most of the posters are still missing. Cindy T. Schlanger, a New Jersey attorney for Peter Sachs, said there is evidence many were sold at auction in West Germany.

Las obras de arte recuperadas son entonces más que artículos. Son testimonio de vida familiar, de vida social que en este caso, se vio traumáticamente interrumpida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: