Ver la ópera del Metropolitan en Bogotá…

Todos los aficionados a la ópera que habitan en la ciudad capital de mi adorado Macondo están bailando de la felicidad…. resulta que ya no tienen que soñar con presenciar una de las famosas temporadas del glamoroso Metropolitan de New York, pues Cine Colombia se las ha arreglado para que se transmitan en directo, en cine multiplex de la capital, las funciones de ópera.

En un ambiente cultural tan reducido como el nuestro, eso es algo que se agradece… pero hay que preguntarse si el gusto colombiano, al fin y al cabo muy conservador, puede disfrutar todos los matices que se emplea en una producción contemporánea de ópera. Me lo pregunto, teniendo en cuenta lo reportado por el “experto” que reportó para el diario colombiano El Espectador, tan memorable evento: la transmisión de la ópera Orfeo y Eurídice:

Esta producción del Metropolitan es del estilo moderno, con una escenografía más bien austera, el estilo que se ve más y más en los teatros de Europa. El vestuario contemporáneo es nada fastuoso, por el contrario, informal. Los miembros del coro aparecen como personajes de la historia universal, cuyo significado no se entiende.

El doctor Jose Felix Patiño (el “experto” citado por el diario) manifiesta una perplejidad que debe sentir todo aficionado tradicional a la ópera, tal vez muy acostumbrado a las producciones de época que, en la dirección de escena, se atienen a reproducir el período histórico en el que la ópera fue compuesta o montada: el siglo XIX para la Traviata, el siglo XVIII para Rosenkavalier, la Grecia antigua para Orfeo y Euridice.  En el estilo moderno que referencia Patiño, muchos directores escénicos buscan hacer del aspecto visual algo tan importante como la música, que le preste mayor impacto dramático a la producción y realce el nivel artístico; muchos lo logran, como el escocés David McVicar, el inglés Adrian Noble y el alemán Stephan Braunschweig, célebres por sus exquisitas e impactantes puestas en escena de óperas de Haendel, Monteverdi, Verdi, Straus y Wagner. También hay que recordar que otros teatros han llamado a dos directores de cine para que midan su arte en el difícil mundo operático: Vincent Paterson dirigió una Manon Lescaut escenificada en el Hollywood de los años 50’s, jugando con la belleza física de la soprano Anna Netrebko, que a veces parecía Elizabeth Taylor o Marilyn Monroe y que Woody Allen se le midió a El Trittico, de Puccini.  (Abajo pueden observar la Manon Lescaut a que me refiero)

Patiño prosigue:

La coreografía, que es parte muy importante de esta ópera, es moderna, contemporánea, por Mark Morris, francamente terrible. Da impresión ver los bailarines con zapatos tenis. El papel de Orfeo lo interpreta la magnífica soprano Stephanie Blythe (este papel es tradicionalmente femenino), pasada de kilos y muy poco agraciada, pero con voz superlativa, y el de Eurídice la bellísima soprano australiana Danielle de Niese. También estupenda voz. El dios Amor, con traje informal y con alas demasiado “postizas”, parece más una caricatura. Escenografía “moderna”… ¡Un Orfeo de la mitología griega tocando guitarra en vez de la lira!

Como no ví la función, me es imposible comentar la coreografía. Danielle De Niesse “estupenda voz”?… bueno, en cuestión de gustos…. pienso que es buena, pero no para tanto. Y si el dios Amor tenía pinta de caricatura, seguramente era intencional, una especie de comentario, tal vez demasiado críptico e intelectual que se perdió en la producción… muchos directores de escena incurren en eso, y a veces cometen burradas o nadie les entiende y corren el riesgo de arruinar la producción. Y si se remplazó la lira por una guitarra, pues la adaptación vale, lo hace más contemporáneo. Quien sabe qué pensaría el doctor Patiño de esta producción de Orfeo, de hace algunos años, en Francia, dirigida musicalmente por John Elliot Gardiner y escénicamente por Robert Wilson…

…. y también qué pensaría de esta, de la ópera Julio Cesar en Egipto de G.F Haendel, del año 2005… y canta Danielle Deniese

… pero todo termina bien para Patiño, que agradece la oportunidad de disfrutar estos espectáculos… y es que no es para menos, pues, como ya dije, es una gran oportunidad.

Pero yo me pregunto: con el estilo tan… provinciano que se tiene aquí para producir ópera, ¿se podrán disfrutar estas transmisiones? claro, muchos lo harán…¿pero cuáles son entonces las expectativas?

De remate, esta es una producción de Stephane Brauhschweig de La Walkiria, de Wagner, con la dirección musical de -mi amadísimo- Sir Simon Rattle… vean, escuchen y reflexionen…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: