El cine colombiano. Colombian movies.

Hasta hace más o menos una década, hacer cine en Colombia era algo parecido a un sueño… y hacer que el cine hecho en Colombia se proyectara, parecía aún más irreal… pero las cosas han ido cambiando y el cine se ha ido convirtiendo en un espacio para que las artes audiovisuales colombianas puedan plantear historias y narrarlas, ofreciendo al público una visión diferente del mundo, más cercana y con temas que tocan nuestra cotidianidad…

Esta inyección de vida se ha hecho extensiva al patrimonio fílmico colombiano, que al parecer dejará de ser material exclusivo de los aficionados y expertos en cine y llegará al público contemporáneo, pues ya se han puesto a la tarea de restaurarlo y de ponerle música al cine mudo que se hizo en nuestra tierra comenzando el siglo XX:

Música para el cine mudo colombiano

Por: Mónica Diago
La Fundación Patrimonio Fílmico y la Universidad de los Andes rescataron el cine silente.

El tiempo retrocedió 96 años. El auditorio Mario Laserna de la Universidad de los Andes hizo las veces de salón Olympia, centro de la vida social de Bogotá, y lugar por excelencia de las proyecciones de los hermanos  Di Doménico. Aunque el Mario Laserna no tiene la capacidad que tenía el Olympia (3.000 espectadores), se podía decir que la cantidad de espectadores que se agruparon esta semana en la universidad para ver por primera vez películas de cine mudo colombianas con música en vivo, disfrutaban de igual manera que sus coterráneos de hace 96 años.

Madre, de Samuel Velásquez, fue la primera cinta que se proyectó. Una de las escenas de la película muestra a un hombre del campo que se desvive por Inés,  una mujer que le responde con  malos tratos y desdén. Cuando el enamorado se dispone a leerle unos versos que ha escrito para  ella, su musa le contesta: “Recite pues hasta que se reviente”. Un motivo más para que el caballero quiera retirarse de la escena, no sin antes decirle: “Adiós Inesita, me llevo una espina por no decir una guadua atravesada”.

La risa de los asistentes se mezcla con el sonido de un contrabajo, un piano y una flauta, que acompañan sin interrupción los 21 minutos que dura la película. La composición de la música que acompaña la cinta es un trabajo original de Felipe Neira, uno de los siete músicos de la Universidad de los Andes a quienes se les encomendó la misión de elaborar la música para las primeras películas de cine silente que se hicieron en el país.

La noticia completa, aquí:

http://www.elespectador.com/impreso/cultura/cultura/articuloimpreso87065-musica-el-cine-mudo-colombiano


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: